La relación establecida en un proceso de terapia es totalmente confidencial, pero algunas de mis consultantes han querido aportar sus impresiones sobre su experiencia conmigo. 

 

Gracias a la terapia descubrñi muchas emociones y aprendí a vivirlas de manera más consciente y con menos culpa. Aprendí cómo las emociones que no dejaba fluir enfermaban mi cuerpo físico y mis acciones y actitudes, las conscientes y las no tanto. Ahora tengo más paciencia, soy más sensible y busco encontrarme conmigo misma antes de que mi misma se encuentre conmigo.

R.A.S.

Busqué esta terapia a raíz de mis dificultades durante la crianza de mi primer hijo.

Este proceso me ayudó a:

  • Relatar en voz alta la historia de mi vida redescubriéndola como adulta
  • Analizar el rol que adopto delante de ciertas situaciones y porque lo hago
  • Aprender cosas mi misma y sobre la maternidad, que explican el porqué de mis dificultades y limitaciones
  • Relajarme y prepararme para el nacimiento de mi segunda hija
M.P.G.

 

Quise empezar esta terapia porque tenía la necesidad de gestionar mis emociones en la relación con mis hijos. Me veía, por una serie de situaciones familiares críticas, emocionalmente muy sensible y angustiada, especialmente desde el nacimiento de mi segundo hijo.

Tras las sesiones con Amalia  he logrado tener más consciencia de mi tipo de apego infantil, la relación con mi madre y como ese maternaje me afecta en mi maternaje con mis hijos. Aceptarme como madre, con las herramientas emocionales que tengo y aceptar a mi niña interior.

D.D.R.

“He podido ver con más claridad algunas partes de mi infancia, ser realista sobres las experiencias vividas y no idealizar algunas partes. Me ha gustado este tipo de terapia porque es concreta y te hace entender la naturaleza de la relación con tu madre y qué consecuencias puede tener eso en tu vida actual”

S.C.A.

“He logrado un mejor conocimiento de mi misma, entender comportamientos y maneras de pensar de mi historia, mejorar la autoestima, la capacidad de tomar decisiones, ser consciente de mis límites y perdonarme sin exigirme tanto. Recomendaría este tipo de terapia porque ayuda mucho en muy poco tiempo”.

N.R.J.

Hacia un par de años que me encontraba en una situación de indecisión, de no concretar hacia donde quería ir en mi trabajo, de muchas dudas que no me dejaban presentar propuestas y proyectos con garantías de éxito.

Con el coaching he conseguido:

  • Tener claro hacia donde quiero ir, cuál es mi objetivo profesional.
  • Dejar de querer llegar a todo y comprender que necesito colaboración.
  • Entender que mi trabajo no es el centro de mi vida; que hay futuro fuera de él.
  • Planificar mis prioridades a corto y mediano plazo, programarlas correctamente y seguir esta planificación.
  • Defender mi posición, en temas profesionales; mi experiencia me avala y me da más convencimiento.
Francesc Soley Requena. Trabajador autónomo / Biólogo. Director de la Asociación NEREO

“Quería encontrar soluciones para sentirme bien conmigo mismo. El coaching me ha ayudado a tener un punto de vista más amplio y más seguridad”

David Ribó Ayuso. Representante de ventas

“Quería mejorar en mi empresa y tomar acción en un Reto de vida nuevo. Gracias al coaching logré cambiar mis creencias limitantes por las que si me empoderaban y tomar acción. Agradezco a mi Coach Amalia Valderrama por su apoyo y trabajo en las sesiones de coaching conmigo, sin duda ha sido fantástica su labor dando en mi resultados de superación y éxito”.

Antonia Moreno. Estratega en Resultados. Empresaria.

“Empecé con el coaching porque quería conocer cómo influye mi vida personal en mi vida laboral. He logrado saber cuáles son mis fortalezas y como puedo utilizar mis debilidades como aspectos a mejorar. Recomendaría el coaching a personas que van a elegir una carrera o a personas que se van a graduar para potencializar su competitividad y rendimiento tanto académico como laboral”

Ligia Matute Arroyo. Psicóloga.

“Lo que más me motivó a contratar los servicios de coaching fue la posibilidad de fortalecer mi proceso de toma de decisiones, conocer las capacidades que tengo para clarificar ciertas situaciones de mi vida y establecer el camino que debía tomar de ahí en adelante. Este proceso de coaching cambió la perspectiva que tenía con respecto a mi vida y mi futuro, me ayudó muchísimo a aclarar mi posición ante situaciones cotidianas y sobre todo a pensar en mí ante todo, que yo soy lo más importante.”

Natali Romero Torres. Asistente Administrativa.