foto amaliaHola, soy Amalia Valderrama y ya que has llegado aquí quiero compartir contigo una parte de mi historia personal. Una serie de momentos decisivos que me han llevado a trabajar ayudando a mujeres que tienen dificultades con respecto a la maternidad, para que puedan hacer cambios profundos y consigan vivir con más conciencia y plenitud.

Cuando nació mi primer hijo tuve una crisis muy fuerte. Además de estar cansada por dormir poco, dar la teta a demanda y cambiar pañales todo el día,me sentía triste y abrumada.

Durante el embarazo había leído infinidad de libros sobre crianza natural y lactancia y aunque seguía los consejos de muchos de los autores, mi vivencia era muy diferente a lo que me había imaginado. Muchas de las cosas que tenía claro que haría una vez naciera mi bebé, ahora que lo tenía enfrente simplemente no me salían y acaba haciendo otras muchas que creía completamente opuestas a mi parecer y que me había propuesto no hacer. Estaba confundida y no me reconocía a mi misma.

Mi bebé lloraba mucho y no entendía que le pasaba, no lograba calmarlo y sentía impotencia y a veces incluso rabia contra él. Y todo esto me llevaba a sentir mucha culpa. Me preguntaba si yo era la única mujer en el mundo sin instinto maternal. Y no entendía la razón.

Cuando estaba acompañada dejaba a mi hijo en otras manos porque necesitaba descansar de él, sin embargo no podía estar tranquila si estaba lejos. Era una sensación de malestar continuo tanto si estaba con él como si estaba lejos de él. Y lo peor era darme cuenta de que había dejado el trabajo para tener todo el tiempo del mundo disponible para él y sin embargo ese tiempo no lo estaba disfrutando.

Después de estar viviendo seis meses todas estas situaciones decidí buscar ayuda. Empecé a asistir a un grupo de crianza en donde conocí a madres con experiencias similares y allí conocí a Laura Gutman y todos sus libros.

Al leer “La maternidad y el encuentro con la propia sombra”, por primera vez sentí que alguien ponía palabras a lo que yo estaba sintiendo. Así que me devoré casi todos los libros de Laura y esto me ayudó a tranquilizarme. Ya no me sentía un bicho raro, una mala madre sin instinto maternal. Entendí que ser madre implica una ruptura emocional muy fuerte, en la que muere una mujer y nace una madre y que ambos roles son completamente distintos.

Pero a pesar de que ahora me sentía más acompañada de otras madres y tenía más información de lo que significaba la maternidad, aún rondaban en mi cabeza muchas preguntas: ¿por qué me pasaba todo esto?, ¿algún día podría vivir la maternidad con más tranquilidad?, ¿qué es lo que había en mi sombra que no podía ver y que influía tanto en la relación con mi hijo? Fue en ese momento cuando decidí indagar en mi Biografía Humana (BH).

Tras experimentar la Terapia de la Biografía Humana, mi perspectiva cambió radicalmente. Gané en consciencia y ese nuevo conocimiento de mi historia me permitió entender lo que me había estado pasando con mi hijo y con mi vivencia de la maternidad. Y empecé a hacer cambios, pequeños pero duraderos e importantes que dieron un aire fresco a mi familia. A partir de ahí la experiencia tras el nacimiento de mi hija fue mucho más liviana, con menos malestar, sanadora para todos.

 

La crisis, una oportunidad

Tras experimentar los beneficios de la BH en mí y mi entorno, decidí formarme directamente con Laura Gutman en su metodología enfocada a construir la Biografía Humana. Fue así como poco a poco empecé a dedicarme profesionalmente a acompañar a otras madres a quienes les suceden cosas similares.

Foto familia calella 1Sin embargo, tras trabajar con varias consultantes me fui encontrando con que al lograr un mayor conocimiento de si mismas, necesitaban un mayor acompañamiento a la hora de realizar cambios en sus vidas y herramientas concretas para afrontar mejor la relación con sus hijos. Fue en ese momento cuando decidí formarme en Coaching de vida.

El coaching también fue una gran herramienta de transformación en mi vida. Pude ser consciente de creencias que me estaban limitando, pude superar grandes obstáculos y miedos que yo misma me había impuesto y sobre todo me decidí a darle un impulso a mi empresa, de tal manera que pudiera vivir bien haciendo lo que me apasiona y teniendo tiempo de calidad para estar con mis hijos.

A partir de todo lo que he vivido y aprendido, finalmente estoy aquí para compartir contigo mis ideas, para acompañarte y apoyarte en los momentos que lo necesites porque creo firmemente en que podemos construir juntas un mundo en el que se valore mas a las madres, en donde se les de el apoyo que realmente necesitan para que puedan sostener bien a sus hijos y de esta manera criar adultos íntegros, amorosos y constructores de una sociedad mejor.

         

Mira LOS PROGRAMAS con los que te puedo ayudar

Este artículo tiene 5 comentarios

  1. isabel cortes del valle

    Hola Amalia! me gusta mucho tu página, felicidades por ella!! sencilla, clara… me gusta mucho la parte del maternaje consciente, ahí compatimos inquietud. Te deseo muchos éxitos, compañera!! Muy interesante lo de la biografía humana… un abrazo

  2. Paco

    Hola Amalia!!!
    En hora buena por la web y por este gran camino que se abre delante de ti y de la gente que te rodea.
    Me parece muy interesante y serio el trabajo que presentas y espero que muchas personas se puedan beneficiar de él.
    Un abrazo,
    Paco.

    • Amalia Valderrama

      Muchas gracias Paco, para mi es un camino apasionante este que empiezo y espero dar lo mejor de mi para que las personas se puedan beneficiar.

  3. Roxana Pratt

    Hola Amalia, me gustò tu artìculo de heroìnas de la cotidianidad y en general todas tu pàgina ,muy clara y concreta, ya he acepatdo tu soliciitud de amista en facebook, Muchas felicidades!!!

    • Amalia Valderrama

      Muchas gracias Roxana, es un gusto tenerte como lectora!