Gestionar nuestras emociones

rio2Vivimos en una sociedad en donde se da poca importancia a las emociones y sin embargo ellas están presentes en todos los momentos de nuestra vida. Cuando tomamos decisiones, cuando aprendemos, cuando nos centramos en un tarea, cuando nos relacionamos con personas nuevas o conocidas, etc. Tal como nos dice Daniel Goleman, las emociones son como un río subterráneo que no percibimos porque no nos lo permitimos y sólo nos percatamos de ellas cuando ese río se desborda.

La ignorancia emocional nos causa enfermedades crónicas, estrés, insomnio, relaciones conflictivas, dolores de espalda, en fin, mucho sufrimiento cotidiano y aún así seguimos dándole la espalda a lo que sentimos.

¿Y cómo podemos superar este analfabetismo emocional? 

  • Aprendiendo que cada uno de nosotros vive las emociones de manera particular y que esa vivencia emocional depende de nuestra historia de relaciones.
  • Adentrándonos en nuestro cerebro emocional, conectando con nuestra esencia a través del silencio, la calma y la meditación.
  • Aumentando nuestro vocabulario emocional, ya que como no hemos sido educados emocionalmente, no logramos tan siquiera ponerle nombre a aquello que sentimos.

Nuestro cerebro necesita la emoción para pensar y para actuar, así que si logramos educarnos emocionalmente seguramente tendremos más bienestar físico, disfrutaremos más de nuestro día a día pues tendremos nuestra mente clara y centrada y no sucumbiremos tan fácilmente a la marea emocional y en últimas seremos más felices.

Entonces ¿qué esperamos para dar el paso y comenzar a aprender a gestionar nuestras emociones? Esto sin duda será un gran regalo para nosotros y para quienes nos rodean!!!

 

Si quieres recibir más de mis reflexiones SUSCRÍBETE a mi página dejando tus datos en las casillas que encontrarás en los menús lateral e inferior.

  ¿Cuántas veces no nos ha pasado que sentimos que nuestros hijos nos demandan demasiado?,
Atendiendo a la petición de una de mis lectoras, escribo el siguiente artículo acerca del
La vida es un camino lleno de puertas, somos nosotros quienes debemos decidir cuáles de
Una vez que somos madres ya nada vuelve a ser igual. Nuestra vida de mujeres
"Una decisión es buena, cuando es buena para todos"  Laura Gutman Parece fácil, un hogar

Suscríbete y recibe en tu correo más de mis reflexiones.

  ¿Cuántas veces no nos ha pasado que sentimos que nuestros hijos nos demandan demasiado?,
Atendiendo a la petición de una de mis lectoras, escribo el siguiente artículo acerca del
La vida es un camino lleno de puertas, somos nosotros quienes debemos decidir cuáles de
Una vez que somos madres ya nada vuelve a ser igual. Nuestra vida de mujeres
"Una decisión es buena, cuando es buena para todos"  Laura Gutman Parece fácil, un hogar

Este artículo tiene 1 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *